Melisa

Nuevo producto

Melissa officinalis.

Hojas secas de la planta disponibles en varios formatos de peso.

10 artículos

Disponible

1,18 € con IVA

Curiosidades: El nombre científico de melisa procede del griego y significa abeja de miel, por lo que explicaría la fuerte atracción que provoca sobre las abejas. En el pasado, a los apicultores les gustaba plantar melisa alrededor de sus colmenas y utilizar su aceite para limpiarlas.

Aunque sus cualidades curativas se conocen desde la antigüedad, algunos de sus usos, como el de tratamiento de picaduras de escorpión, se basan en creencias erróneas. No obstante, durante el primer siglo, Dioscórides, médico griego, hizo bien en recomendar un enema de melisa para tratar trastornos intestinales. Por su parte, el médico persa Avicena (980-1037), reconoció su poder para mejorar el estado de ánimo, mientras que la mística alemana Hildegarda de Bingen (1098-1179) dejó constancia de su acción sobre las emociones: "Es un remedio que alegra el corazón"

Los Carmelitas del monasterio francés de Saint Juste utilizaron esta planta medicinal para elaborar su célebre agua Carmelita, bajo el nombre de” agua de Carnes de Carlos V de Francia” (1228-1380), recomendada como un remedio para los resfriados y los problemas gastrointestinales.

Las hojas de melisa son más aromáticas cuando están frescas. Una vez secas, en pocos meses pierden su aroma de limón. Por lo tanto, vale la pena reservar un lugar poco soleado en el jardín o en el balcón para plantar la melisa. Sus hojas frescas no sólo hacen una excelente infusión curativa, sino que son un innovador ingrediente adicional para las ensaladas y los postres. Debido a su fragancia extremadamente volátil, el aceite esencial de melisa tiene un precio elevado. De hecho, a menudo el aceite esencial comercializado con el nombre de melisa, se ha obtenido del lemongrass de la India, (Cymbopogon flexuosus), y debería llamarse, en realidad, aceite de lemongrass.

 

Virtudes: El aceite esencial posee propiedades bacteriostáticas pero principalmente están reconocidas sus propiedades calmantes. Tomar una infusión de melisa por la noche, antes de acostarse, tranquilizará a las personas que sufren de tensión nerviosa y tienen dificultades para conciliar el sueño. Incluso, alivia las molestias gastrointestinales de origen nervioso, dado que, posee atributos antiespasmódicos y carminativos. Este efecto polivalente es también beneficioso en los trastornos del sistema biliar. Es un buen emenagogo que entra en la formulación de tisanas para regular la menstruación; además actúa como agente odorante y corrector de sabor.

Contraindicaciones: no se conocen efectos secundarios tóxicos pero la ingestión de 2 g de esencia provoca somnolencia, disminución de la tensión arterial, de la respiración y del ritmo cardíaco.

 

Productos relacionados

Noticiasinteresantes

Inicio