Experimentación culinaria

Publicado por: Cristina Namaskar En: Recetas culinarias En: Friday, July 10, 2015 Comentario: 0 Golpear: 831

Una receta de un postre original, fresco y sin necesidad de gastar energía y tiempo...

En la cocina como en muchas facetas de la vida, la creatividad e imaginación juega un papel importante a la hora de deleitar los paladares más singulares. La combinación consciente o inconsciente de distintos sabores es un reto que a veces no estamos dispuestos a asumir por miedo de que la elección no sea la correcta. Simplemente nos ceñimos a cantidades, recetas, tiempos,.. Pero cuando te lanzas a la piscina de cabeza, puedes encontrar grandes sorpresas... De repente, combinaciones que parecían imposible nos abren un camino de posibilidades para ganar confianza y potenciar nuestro lado creativo.
Como decía Van Gogh " ¿ Qué sería de la vida, si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo?
La receta que comparto hoy es prueba de que un alimento aislado a veces no es de nuestro agrado, sin embargo, combinado con otros alimentos,  puede cambiar la visión completamente. Os invito a que la probéis pues es muy sencilla de hacer y no requiere demasiado tiempo de preparación. Lo que sí os comento es que es preferible hacerla de víspera, pues el frío de la nevera (o de los balcones o alféizares en estas noches de invierno) va a ser el aliado para que todos los ingredientes se fusionen.

TARTA DE ZANAHORIAS Y COCO

Base:

A libre elección. Hay varias posibilidades entre sobaos, galletas hojaldradas, galletas redondas, galletas cuadradas, bizcocho, pan de molde,...

Relleno:

500 gramos de zanahorias
100 gramos de coco

Otros ingredientes: Usados en el proceso o para el adorno de la tarta. Opcionales pues cada uno puede dejar volar su imaginación y usar otros, para adaptar paladares.

Canela (1/4 rama)
Té (para esta tarta usé una cucharadita de té verde con menta)
Azúcar de caña (dos cucharadas de postre)
Azúcar vainillado (una cucharada de postre)
Yogur (1 yogur natural griego para el adorno)
Dátiles (7 dátiles troceados para el adorno)
Frutos rojos (1 par de cucharadas soperas para el adorno)
Coco rallado (1 cucharada sopera para el adorno)
Semillas de amapola (1 cucharada sopera para el adorno)

Preparación:

  • Ponemos una olla a hervir donde incorporaremos las zanahorias peladas y lavadas, la canela, el azúcar y el té. Cocemos hasta que las zanahorias estén blandas. Reservamos el jugo colado de la cocción.
  • Dejamos enfriar las zanahorias, incorporamos el coco y trituramos con una batidora hasta obtener una pasta.
  • En un molde (yo he usado uno rectangular) montamos una primera capa de la base que hayamos elegido. En este caso yo he elegido los sobaos y los he empapado ligeramente con un pincel y con el jugo colado de la cocción para que reblandezcan. Colocamos una segunda capa de la pasta de zanahoria y coco, tapando bien los sobaos y nuevamente otra capa base que en este caso ha sido de galletas hojaldradas. Cuarta capa de la pasta de zanahoria y coco y otra vez una base de galletas. La sexta capa ya es el adorno. Yo he elegido incorporar un yogur griego natural pero puede ser lo que más os apetezca. Y ahora a trabajar la creatividad: frutos secos, semillas, dátiles, frutos rojos, coco, muesli, virutas de chocolate,... son elementos que se integran perfectamente y que dan color a la vez que vitaminas, oligoelementos y distintos nutrientes a esta tarta.
  • Dejar enfriar toda la noche. 



Et voilá! el resultado.....

              

Comentarios

Deje su comentario

Noticiasinteresantes

Inicio