Érase una vez....una vida sin sujetador

Publicado por: Cristina Namaskar En: Curiosidades En: Monday, July 27, 2015 Comentario: 0 Golpear: 1596

Hay frases que se comentan en el círculo femenino desde que eres pequeña y que son consideradas como "grandes verdades"... hasta que un día descubres lo contrario...

                            
Cuando eres una niña en fase de adolescencia y tu madre y todo el cónclave femenino de tu círculo familiar y amistoso, te empieza a decir : " Hay que llevar sujetador sino quieres que se te caiga el pecho", una no se cuestiona si realmente esos comentarios son ciertos o no. Simplemente se limita a usarlo y se compromete a usarlo de por vida, bien sea por modas impuestas o porque te lo han dicho desde siempre.
Van pasando los años y tú sigues portando obligatoriamente esa prenda "divina", hasta que un buen día,... ¡BINGO!... alguien que no usa sujetador, pasa por tu vida y hace que te pique el gusanillo para experimentar en propias carnes, esa vida sin "ataduras".
Aquella primera semana de prueba "sin sujeciones",  (ya hace más de tres años) y las informaciones basadas en estudios científicos que he leído, me han valido para tomar una decisión consciente y sobre todo propia,  de no llevar sujetador diariamente, salvo (no lo voy a negar) en muy pero que muy muy muy contadísimas ocasiones ( sino quieres ser el centro de todas las miradas)....


EN LAS PROPIAS CARNES...
Cuando me planteé empezar a eliminar el sujetador, os puedo contar que los dos primeros días me sentía rarísima, como si me faltara algo y con sensación de vacío y frío constante en el pecho,... pero eso fueron los dos primeros días....
A partir de ahí, la sensación de libertad unida a la de comodidad fue creciendo hasta el punto de que pasados unos meses, me puse nuevamente un sujetador y pensé que me asfixiaba. Si mal no recuerdo, me lo quité al cabo de un par de horas...
En mi día a día, he aprendido que la moda no es algo que me de dolor de cabeza.
Si alguna camiseta, camisa, vestido o jersey no se puede llevar sin sujetador, pues simplemente no lo uso. He aprendido a sustituir el sujetador por una camiseta interior debajo de una o dos capas de ropa cuando el invierno está en pleno apogeo o simplemente por nada cuando viene el verano.
No hay sensación más placentera, más natural y más relajante que el sol de media tarde de un día de verano bañando con sus rayos, un pecho libre de vestimentas.
¡Os animo a que la probéis!
ROMPIENDO MITOS...
En la introducción os señalaba que el primer comentario que tenemos grabado desde niñas es: "Se te va a caer el pecho si no usas sujetador "...

Pues bien, hay estudios científicos, concretamente los del profesor francés Jean Denis Rouillon, especialista en medicina deportiva del Centro Hospitalario Regional Universitario (CHU) de la ciudad de Besançon, que han demostrado que llevar sujetador favorece la caída del pecho.
Comenta el profesor: " Las mujeres son partidarias de dejar de llevar sujetador, tanto por comodidad como por estética. Contrariamente a lo que se pensaba, no sólo el pecho no se cae sino que se reafirma, se levanta y la calidad de la piel mejora".

Los senos se encuentran recubiertos por una membrana fina y muy resistente, que a medida que desempeña su función se vuelve aún más fuerte. A su vez están suspendidos por sus ligamentos (Ligamentos de Cooper) y los músculos de la piel, siendo éstos el sostén natural del pecho.
Este sostén natural oprimido por el sujetador, deja de trabajar y se atrofia, generando consecuentemente la pérdida de la firmeza del seno y acelerando su caída con el paso del tiempo.
De ahí que en ocasiones, al dejar de llevar sujetador, se pueda experimentar una desagradable sensación de tirantez que se prolonga unas semanas hasta que los senos recuperan su firmeza.  

Ya nos lo decía Lamarck en  1809: "Órgano que no se usa, se atrofia"


Si aún no te acabas de creer esto, mira a tu alrededor...
¿ Cuántas mujeres conoces en tu entorno que tienen los senos caídos a pesar de usar sujetador?
Yo tengo un listado amplio... Y el 90 % de ellas lleva el sujetador para sostener los pechos caídos....
Es la pescadilla que se muerde la cola...
En mi caso os puedo decir que el pecho no se me ha caído para nada. 
Y siguiendo con el desmenuce de los pormenores de esta falsa necesidad que nos han impuesto (los medios de comunicación, la moda y la publicidad,.. ) encontré un estudio que se inició allá por los años 30 pero que no tuvo repercusión alguna  y que asociaba el uso del sujetador con el incremento del cáncer de mama en mujeres.
Desde aquellas, científicos e investigadores han hecho un seguimiento y todos llegan al mismo resultado.
Ya que nos encantan los números aquí os dejo las cifras: 3 de 4 mujeres que sufren cáncer de mama suelen usar sujetador. Solamente una de las que no usan sujetador de cada 168 sufre cáncer de mama.
Veredicto: El riesgo de sufrir cáncer de mama es la friolera cantidad de 125 veces mayor si se utiliza sujetador.
¿Por qué esta conclusión?
Existen una serie de ganglios y canales linfáticos alrededor de nuestros senos, que son las vías de eliminación natural de las toxinas que se generan en el cuerpo.
Cuando llevamos sujetador, éste comprime estos ganglios y canales impidiendo que la linfa cargada de desechos pueda ser eliminada.
Consecuentemente estos tóxicos se van acumulando en las mamas y con el tiempo se originan quistes, nódulos, tumores,... Y como estos, una serie de dolores que nos aquejan constantemente (espalda, hombros, pechos,..)
Además los sujetadores hacen que la temperatura de los senos aumente considerablemente, lo que es un factor añadido a la aparición de estos desórdenes.


No tengas miedo, aún estás a tiempo...
-De que tu pecho recupere su movimiento natural y de prevenir esas enfermedades con las que nos bombardean los medios de comunicación constantemente.
- De comprobar todo lo que te he contado en primera persona.
Empieza probando a dejar el sujetador un par de semanas y compárala con tu situación actual. No olvides que esto no está reñido con que lo puedas utilizar en ocasiones especiales.
- De cuidar la salud de tus senos... ¡Que tan olvidados los tenemos!


Y si eres de las que no quieres dejar el sujetador por nada en el mundo, haz caso de estos pequeñitos consejos:
UTILIZA SUJETADORES A MEDIDA.-  Y en su justa medida...
Olvídate de usar diariamente los denominados "wonderbra" o  "push up" y prescinde de aquellos que te dejen marcas en la piel. Lo que estás haciendo con esto es oprimiendo la circulación natural de esta zona.
Puedes apostar por los sujetadores deportivos en lugar de los que tienen aro.
 
Transmito el comentario propuesto por dos antropólogos para buscar tu sujetador ideal: "Que quepan dos dedos tanto debajo de los tirantes como a los lados de las copas, mientras que el contorno debajo del pecho se tiene que ajustar a la circunferencia torácica para que no sean sólo los tirantes los que sujeten nuestro escote". 



DRENAJE LINFÁTICO.- Es muy sencillo.
Cuando te desprendas del sujetador, simplemente con las yemas de tus dedos y con una presión un poco más profunda que una caricia (sin que te haga daño), arrastra tus dedos rodeando cada seno por el círculo inferior (es decir, por la zona que estuvo en contacto directo con el aro) y llévalos suavemente hasta debajo de la axila. Repite este movimiento unas 5 o 6 veces.
Con esto conseguirás desplazar la linfa que tiene los tóxicos hasta la vía de drenaje más cercana. (Ver figura de debajo)


Y NUNCA, NUNCA, NUNCA, TE OLVIDES DE HIDRATARLOS...  
Un masaje con aceite templado de almendras o de sésamo en el que se hayan macerado unas flores de caléndula, es un buen aliado para prevenir las estrías en esta zona además de mantener la piel más hidratada y elástica.

Related by Tags

Comentarios

Deje su comentario

Noticiasinteresantes

Inicio