¿Cúantas vidas tiene un té?

Publicado por: Cristina Namaskar En: Curiosidades En: Monday, July 27, 2015 Comentario: 0 Golpear: 833

Usar y tirar... Estamos acostumbrados a hacer esto con múltiples cosas....

¿Y si alguna de ellas pudiera multiplicar su vida sin generar residuos en nuestro planeta?

                           

Es realmente una pregunta interesante y más relevante aún cuando vivimos en la sociedad del usar y tirar. La gran mayoría de los consumidores de té os lo podrán corroborar,...

Cogen su cucharadita o cucharada de té o mezcla y hacen su infusión. ¿Y luego? Pues toda esa porción que tomó contacto con el agua acaba desechándose como residuo en nuestros contenedores.

Si tenemos la suerte de que el consumidor es una persona responsable y comprometida con el medio ambiente, podemos tener la certeza de que este pequeño residuo  orgánico forme parte de otro ciclo, sino será uno más de los miles y miles y miles de toneladas de residuos que caen en los contenedores urbanos y luego se incorporan en los vertederos... Cierto,¿No?


Más allá de esta filosofía del derroche, os quiero contar una serie de experiencias que he llevado a cabo para darle una segunda y hasta una tercera vida útil a nuestros tés. Hablo de Namaskar porque es la vía por la cual obtengo los tés que tengo incorporados en mi vida cotidiana y porque son tés en hojas.

Este hecho tiene varias ventajas con respecto a las típicas bolsitas que nos ofrecen los supermercados (¡Ojo! son polvillo de barrer de los restos que se generan por los procesados de los tés). Mayoritariamente económica (mejor provecho, más ahorro),  también encontramos que el sabor de los tés en hojas es mucho mejor porque normalmente es fresco en comparación con  los meses de espera que pasan antes de degustar uno de bolsita.

Otra característica que reafirma este mejor sabor y olor es que las hojas de té necesitan expandirse totalmente para ofrecernos todo ese potencial;  hecho que no se contempla en las "cuatro paredes" limitadas de la bolsita.

Veamos las distintas vidas que nos puede ofrecer un té...

PRIMERA VIDA

Es la más obvia, porque adquirimos  ese té o mezcla con la finalidad de aprovechar las características organolépticas y medicinales de las plantas. Para ello cojo un litro de agua (no clorada por supuesto) y mi cucharada sopera del té que me apetezca. Para gustos y sabores no hay nada descrito,así que la elección del tipo (verde, negro, rooibos,...) y la cantidad (más o menos cargado)  ya queda a criterio personal.... Cuando rompe a hervir apago el fuego, le incorporo la cucharada y dejo infusionar los minutos de rigor. Colar y...¡Listo! Ya tengo esa infusión que me iré tomando repartidamente en el día.... y un poso de hojas, especias, bayas,.. en el colador.

SEGUNDA VIDA

Este poso del colador,  lo incorporo en otro litro de agua que esté a temperatura ambiente y lo dejo macerar unas horas (entre 6-8 horas). Ahora tengo un agua con una concentración menor de té o mezcla, lo cual utilizo culinariamente para incorporar en el agua de cocción de pastas, elaboración de sopas, pasteles,... Esta forma de cocinar me ayuda a incorporar nutrientes y realzar el sabor en las comidas y rebajar el uso de las sales refinadas.


TERCERA VIDA

Como los tés en hoja se pueden reinfusionar hasta un par de veces, lo que hago es juntar dos tés de "segunda vida" y pasarlos por el ritual de su "primera vida" para que nuevamente me salga una infusión que seguiré aprovechando para cocinar o para regar las plantas de la terraza.

CUARTA VIDA

En este momento hago distinción de dos opciones según el producto que he usado para la infusión:

1.- Si la infusión llevaba té, este poso de segunda vida, lo incorporo  al compost para que dentro de unos meses genere un preparado orgánico estupendo que usaremos para plantar, abonar,... o bien abono directamente las plantas en superficie con ese poso.

2.- Si la infusión era sin té, es decir de tipo bayas del bosque, frutos rojos, frutos tropicales,.. este poso se puede mantener un par de días en la nevera en un frasco de cristal o se puede congelar. Esto lo uso para incorporar en los desayunos, en las macedonias de frutas, como adorno en pasteles, incorporado en bizcochos, para combinar con el yogur,...

Si hasta ahora habías pensado que el té en hojas es más caro que el de bolsitas dale vueltas a esa cabecita, saca la calculadora y haz números.

Además consumiendo té en hojas, estarás apoyando proyectos familiares y artesanales frente al apoyo  a multinacionales que sobreexplotan las plantaciones por unos intereses meramente económicos cuando consumes el de bolsitas.

¡TÚ DECIDES!

Related by Tags

Comentarios

Deje su comentario

Noticiasinteresantes

Inicio