Precio reducido Lota nasal

Lota nasal

Nuevo producto

Instrumento de limpieza e higiene nasal, realizado en plástico y que se utiliza desde hace miles de años en ejercicios de purificación. 

5 artículos

Disponible

9,60 € con IVA

-20%

12,00 € con IVA

La Lota es un sencillo instrumento para la limpieza y la higiene nasal que se utiliza desde hace miles de años en ejercicios de purificación practicados por los yoguis de la India y el Tibet. Con ella podemos limpiar la nariz, los compartimentos nasales y los senos craneales. La ducha nasal con la lota es una técnica rápida, eficaz y sencilla que proporciona confort y bienestar, y que le ayudará a restablecer su salud de forma natural. Además, carece de contraindicaciones.

INDICACIONES:

Utilizada con asiduidad, ayuda a contrarrestar los efectos de la contaminación, el polvo y el polen. La Lota está especialmente indicada para las personas con asma, alergias y otros problemas respiratorios.

Si siente molestias respiratorias, si tiene la nariz tapada o seca, si moque, si nota pérdida de olfato, si ronca, si padece de insomnio o sinusitis, la lota le proporcionará un alivio extraordinario y le ayudará a superar sus problemas de salud. Basta una pequeña sesión de no más de cinco minutos que puede llevarse a cabo en el lavabo o en la ducha.

La lota regula las funciones secretorias y neurovegetativas de la mucosa nasal, favorece la respiración, reequilibra los circuitos pránicos, regula las energías vitales, proporciona descanso y relajación.

 

PREPARACIÓN:

Llene la Lota nasal hasta el cuello del recipiente con agua templada, a una temperatura entre 34 y 38 º C, y disuelva en ella 1,5-2 gr de sal marina (media cucharadita rasa por cada 200 cl de agua). La aplicación no debe producir ninguna sensación desagradable; si fuera así, se aconseja realizar una nueva preparación, pues esto significa que la cantidad de sal es excesiva o deficiente, o bien que la temperatura del agua es incorrecta.

Una vez llena la lota nasal con agua templada y sal marina, introduzca con suavidad el pitorro anatómico en un orificio nasal inclinando lentamente la cabeza hacia un lado y ligeramente hacia delante.

Deje que el orificio nasal se llene, manteniendo la respiración. Cuando esté lleno, un chorrillo de agua debe salir naturalmente por el otro orificio nasal, gracias a la presión del agua contenida en el recipiente. Vierta así la mitad del contenido de la lota y repita la operación con la otra mitad por el otro orificio. Durante este proceso, la boca debe estar ligeramente abierta para facilitar la respiración.

Después, para expulsar el líquido que queda en las fosas nasales, suénese inclinando la cabeza hacia delante, luego hacia los lados. Para terminar esta expulsión, inspire por la boca y sople fuerte por la nariz, inclinando la cabeza hacia delante, después hacia los lados y por último, hacia atrás. Todo este proceso no debe durar más de cinco minutos.

Por último, se recomienda practicar algunos minutos de concentración o de relajación, de pie o sentado, con el fin de percibir mejor las sensaciones subjetivas al final del proceso.

La ducha nasal con la lota se puede llevar a cabo una vez por día o incluso 2 o 3 veces diarias en caso de catarro. Se utiliza preferentemente al despertar y en ayunas, salvo que se pretenda combatir el insomnio o los ronquidos, en cuyo caso es preferible realizar la ducha nasal antes de acostarse.

MANTENIMIENTO:

La lota es un recipiente de higiene personal. Su limpieza requiere mucho cuidado. Conviene aclarar y seca el interior y el exterior de la lota después de cada uso. Periódicamente, cada dos semanas por ejemplo, se recomienda llevar a cabo una limpieza más profunda, remojando la lota en agua con vinagre durante dos o tres horas. Luego, aclararla y secarla. 

Productos relacionados

Noticiasinteresantes

Inicio